Pongan 
LA LUPA

Segunda carta de San Pedro

Segunda carta de San Pedro

Puedes descargar en audio o pdf

1 Simón Pedro, servidor y Apóstol de Jesucristo, saluda a todos aquellos que, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, han recibido una fe tan preciosa como la nuestra.

2 Lleguen a ustedes la gracia y la paz en abundancia, por medio del conocimiento de Dios y de Jesucristo, nuestro Señor.

3 Su poder divino, en efecto, nos ha concedido gratuitamente todo lo necesario para la vida y la piedad, haciéndonos conocer a aquel que nos llamó por la fuerza de su propia gloria.

4 Gracias a ella, se nos han concedido las más grandes y valiosas promesas, a fin de que ustedes lleguen a participar de la naturaleza divina, sustrayéndose a la corrupción que reina en el mundo a causa de la concupiscencia.

5 Por esta misma razón, pongan todo el empeño posible en unir a la fe, la virtud; a la virtud, el conocimiento;

6 al conocimiento, la templanza; a la templanza, la perseverancia; a la perseverancia, la piedad;

7 a la piedad, el espíritu fraternal, y al espíritu fraternal, el amor.

8 Porque si ustedes poseen estas cosas en abundancia, no permanecerán inactivos ni estériles en lo que se refiere al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

9 El que no las posee es un ciego, un miope, porque olvida que ha sido purificado de sus pecados pasados.

10 Por eso, hermanos, procuren consolidar cada vez más el llamado y la elección de que han sido objeto: si obran así, no caerán jamás

11 y se les abrirán ampliamente las puertas del Reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

12 Por eso yo les recordaré siempre estas cosas, aunque ustedes ya las saben y están bien convencidos de la verdad que ahora poseen.

13 Me parece justo que los mantenga despiertos, recordándoles esto mientras yo viva en esta tienda de campaña

14 porque sé que muy pronto tendré que dejarla, como me lo ha hecho saber nuestro Señor Jesucristo.

15 Y haré todo lo posible a fin de que, después de mi partida, ustedes se acuerden siempre de estas cosas.

16 Porque no les hicimos conocer el poder y la Venida de nuestro Señor Jesucristo basados en fábulas ingeniosamente inventadas, sino como testigos oculares de su grandeza.

17 En efecto, él recibió de Dios Padre el honor y la gloria, cuando la Gloria llena de majestad le dirigió esta palabra: «Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta mi predilección».

18 Nosotros oímos esta voz que venía del cielo, mientras estábamos con él en la montaña santa.

19 Así hemos visto confirmada la palabra de los profetas, y ustedes hacen bien en prestar atención a ella, como a una lámpara que brilla en un lugar oscuro hasta que despunte el día y aparezca el lucero de la mañana en sus corazones.

20 Pero tengan presente, ante todo, que nadie puede interpretar por cuenta propia una profecía de la Escritura.

21 Porque ninguna profecía ha sido anunciada por voluntad humana, sino que los hombres han hablado de parte de Dios, impulsados por el Espíritu Santo.

1 En el pueblo de Israel hubo también falsos profetas. De la misma manera, habrá entre ustedes falsos maestros que introducirán solapadamente desviaciones perniciosas, y renegarán del Señor que los redimió, atrayendo sobre sí mismos una inminente perdición.

2 Muchos imitarán su desenfreno, y por causa de ellos, el camino de la verdad será objeto de blasfemias.

3 Llevados por la ambición, y valiéndose de palabras engañosas, ellos se aprovecharán de ustedes. Pero hace mucho que el juicio los amenaza y la perdición los acecha.

4 Porque Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los precipitó en le infierno y los sumergió en el abismo de las tinieblas, donde están reservados para el Juicio.

5 Tampoco perdonó al mundo antiguo, sino que desencadenó el diluvio sobre una tierra poblada de impíos, preservando sólo a ocho personas, entre ellas a Noé, el heraldo de la justicia.

6 También condenó a la destrucción y redujo a cenizas a las ciudades de Sodoma y Gomorra, para que sirvieran de ejemplo a los impíos del futuro.

7 En cambio, libró a Lot, el justo, que estaba afligido por la conducta licenciosa de esos hombres sin ley;

8 porque teniendo que vivir en medio de ellos, su alma de justo se sentía constantemente torturada por las iniquidades que veía y escuchaba.

9 El Señor, en efecto, sabe librar de la prueba a los hombres piadosos, y reserva a los culpables para que sean castigados en el día del Juicio,

10 sobre todo, a los que llevado por sus malos deseos, corren detrás de los placeres carnales y desprecian la Soberanía. Estos hombres audaces y arrogantes no tienen miedo de blasfemar contra los ángeles caídos.

11 mientras que los ángeles superiores en fuerza y en poder no pronuncian ningún juicio injurioso contra ellos en la presencia del Señor.

12 Pero ellos, como animales irracionales, destinados por naturaleza a ser capturados y destruidos, hablan injuriosamente de lo que ignoran, y perecerán como esos mismos animales,

13 sufriendo así el castigo en pago de su iniquidad. Ellos se deleitan entregándose a la depravación en pleno día; son hombres viciosos y corrompidos, que se gozan en engañarlos mientras comen con ustedes.

14 Son seres malditos, cuyos ojos no pueden mirar a una mujer sin desearla; seres insaciables de pecado, que seducen a las almas débiles y cuyos corazones sólo conocen la codicia.

15 Ellos abandonaron el camino recto, extraviándose tras los pasos de Balaam, hijo de Bosor, que se dejó seducir por un salario injusto;

16 pero él encontró quien le reprochara su falta: un animal de carga pronunció palabras humanas y puso freno a la insensatez del profeta.

17 Los que obran así son fuentes sin agua, nubes arrastradas por el huracán: a ellos les está reservada la densidad de las tinieblas.

18 Con sus palabras altisonantes y vacías, atraen, por medio de los deseos desenfrenados de la carne, a los que apenas acaban de librarse de los que viven en el error.

19 Les prometen la libertad, siendo ellos mismos esclavos de la corrupción: porque uno es esclavo de aquello que lo domina.

20 En efecto, si alguien se aleja de los vicios del mundo, por medio del conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, y después se deja enredar y dominar de nuevo por esos vicios, su estado final llega a ser peor que el primero.

21 Más le hubiera valido no conocer el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, apartarse del santo mandamiento que le fue transmitido.

22 En él se cumple lo que dice justamente el proverbio: El perro volvió a comer lo que había vomitado, y este otro: «La puerca recién lavada se revuelca en el barro».

1 Queridos hermanos, esta es al segunda carta que les escribo. En las dos les he recomendado algunas cosas, para que tengan un criterio exacto.

2 No olviden lo que ha sido anunciado por los santos profetas, así como tampoco el mandamiento del Señor Salvador, que los Apóstoles les han transmitido.

3 Sepan, en primer lugar, que en los últimos días vendrán hombres burlones y llenos de sarcasmo, que viven de acuerdo con sus pasiones,

4 y que dirán: «¿Dónde está la promesa de su Venida? Nuestros padres han muerto y todo sigue como al principio de la creación».

5 Al afirmar esto, ellos no tienen en cuenta que hace mucho tiempo hubo un cielo, y también una tierra brotada del agua que tomó consistencia en medio de las aguas por la palabra de Dios.

6 A causa de esas aguas, el mundo de entonces pereció sumergido por el diluvio.

7 Esa misma palabra de Dios ha reservado el cielo y la tierra de ahora para purificarlos por el fuego en el día del Juicio y de la perdición de los impíos.

8 Pero ustedes, queridos hermanos, no deben ignorar que, delante del Señor, un día es como mil años y mil años como un día.

9 El señor no tarda en cumplir lo que ha prometido, como algunos se imaginan, sino que tiene paciencia con ustedes porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se conviertan.

10 Sin embargo, el Día del Señor, llegará como un ladrón, y ese día, los cielos desaparecerán estrepitosamente; los elementos serán desintegrados por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, será consumida.

11 Ya que todas las cosas se desintegrarán de esa manera, ¡qué santa y piadosa debe ser la conducta de ustedes,

12 esperando y acelerando la venida del Día del Señor! Entonces se consumirán los cielos y los elementos quedarán fundidos por el fuego.

13 Pero nosotros, de acuerdo con la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva donde habitará la justicia.

14 Por eso, queridos hermanos, mientras esperan esto, procuren vivir de tal manera que él los encuentre en paz, sin mancha ni reproche.

15 Tengan en cuenta que la paciencia del Señor es para nuestra salvación, como les ha escrito nuestro hermano Pablo, conforme a la sabiduría que le ha sido dada,

16 y lo repite en todas las cartas donde trata este tema. En ellas hay pasajes difíciles de entender, que algunas personas ignorantes e inestables interpretan torcidamente –como, por otra parte, lo hacen con el resto de la Escritura– para su propia perdición.

17 Hermanos míos, ustedes están prevenidos. Manténganse en guardia, no sea que, arrastrados por el extravío de los que hacen el mal, pierdan su firmeza.

18 Crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A él sea la gloria, ahora y en la eternidad!

Virgen María milagrosa

Nos cuenta la historia del fruto prohibido por los primeros seres humanos Adan y Eva.

exodo

Éxodo

Habla de la esclavitud de los Hebreos en Egipto, y su liberacion a la tierra prometida.

levítico

Levítico

Es un manual religioso para los sacerdotes; a llevar vida de pureza espiritual y moral y permanecer obedientes a Dios.
números

Números

Habla de las peregrinaciones en el desierto y cuanto tuvo que andar errante durante 39 años
deuteronomio

Deuteronomio

Son las palabras que Moises habló a todo Israel y dio a los sacerdotes esta ley.
josue

Josué

Habla como servir a Dios en la tierra y la entrada de los Israelitas.
jueces

Jueces

Como los Judíos dejan de ser nómadas y empiezan habitar en casa de material o chozas de adobe.
rut

Rut

Historia de Rut moabita, quien llego a ser antepasada del rey David y de Jesucristo.
samuel

Samuel I

Samuel quien fue un importante profeta, del reinado del rey Saul hasta su muerte.
samuel 2

Samuel II

Nos cuenta la historia después de la muerte de Saul. periodo que va desde monarquía formal hasta el fin del gobierno de David.
reyes

Reyes I

Narra la historia de los reinos de Judea haciendo hincapié del reinado de Salomón.
reyes 2

Reyes II

Este segundo libro tiene un mensaje acerca de la existencia de un solo Dios y un solo templo.
crónicas

Crónicas I

Pacto de Dios con David, el templo con su culto establecido por David. Ley escrita desde el punto de vista sacerdotal.
crónicas 2

Crónicas II

Cuenta la historia de cada rey y los principales acontecimientos de cada uno de los reyes de Judea.
esdras

Esdras

Trata del regreso a la tierra de Israel por los judios en cautiverio.
macabeos

Macabeos I

Es un libro que abarca la historia de la lucha de los pueblos judios.
macabeos 2

Macabeos II

Este libro nos habla acerca del amor y la fe al templo. La intercesión de los santos y la resurrección de los muertos.
salmos

Salmos

Los salmos alimentaron y alimentan con sus sabiduría la vida religiosa.

proverbios

Proverbios

Consejos para vivir mejor, con  una lectura atenta desarrollamos y mucho más el pensamiento crítico alineando corazón y la mente de Dios.

eclesiasticos

Eclesiastés

Nos habla cómo enfrentar la vida ya que lo único seguro es la muerte.
isaias

Sabiduria

Fue llamado ”príncipe de los profetas” por las escrituras que dejó a su nación.
lamentaciones

Eclesiastico

Se refieren a la  gran conmemoración, duelo   y arrepentimiento.

los babilonios destruyeron el templo de Jerusalén

baruc

Baruc

Nos habla de tres momentos claramente: primero El pueblo reconoce las consecuencias del pecado. Segundo: Invita a la reflexión de la verdadera sabiduría dada por Dios. Tercero: Es un mensaje de esperanza a la reconstrucción de jerusalén
ezequiel

Ezequiel

Ezequiel escribió las visiones y revelaciones que recibió de Jehová.
daniel

Daniel

Joven Judío escogido para que se capacitará y prestara una servicio a la corte de Rey. Dios.
oseas

Oseas

Denuncia la infidelidad del pueblo y revela el tierno amor de Dios.
joel

Joel

Nos enseña principalmente como la penitencia y el arrepentimiento lleva al hombre a la reconciliación divina.
amos

Amos

El único medio de salvación es la conversión a la fe verdadera.
abadias

Abadias

Que significa sirviente o servidor profético del antiguo testamento
jonas

Jonás

Mensaje de salvación para todos los seres humanos.
miqueas

Miqueas

Legado espiritual donde nos enseña cómo aceptar y sobrellevar la ira divina.
nahum

Nahum

Guarda un lugar particular donde profetiza la destrucción por la maldad del pueblo.
habacuc

Habacuc

Este es un libro de preciosa ayuda a aquellos que, enfrentados al mal y a difíciles condiciones, se afligen delante de Dios.
sofonias

Sofonías

Significa Dios protege  o Dios oculta. el profeta anuncia  un castigo divino por tantos pecados
ageo

Ageo

Profeta que vivió en Jerusalén después que los judíos regresaron del exilio babilonico.
zacarias

Zacarías

Es un testimonio de fidelidad a Dios
malaquias

Malaquías

Su promesa se cumplirá en los tiempos, será juicio de salvación

desde aqui puedes hacer el Registro de estudiantes  a los diferentes cursos en la Escuela de biblia padre Luis Toro –  pronto estaremos actualizando los contenidos. 

Copyright @2020 escueladebiblia.com. All rights reserved  – visita la santa sede 

virgen con ángeles william adolphe bouguereau
Curso sobre virgen maría

Es el camino más corto y seguro para llegar a nuestro señor Jesucristo.

GRATIS

EL PADRE LUIS TORO REVELA EL MISTERIO
5/5