Padre Luis Toro

 Padre Luis Toro Biografía  del Misionero de la Misericordia para el Mundo 

¿Quién el es Padre Luis Toro?

El Padre Luis Toro, es un sacerdote  de nacionalidad Venezolana, ha incursionado con sus enseñanzas en internet y en las redes sociales.

Su canal de youtube tiene más de 1 millón de seguidores, como el mismo nos cuenta viene de familia de campo y su propio acento junto con su estilo único de compartir el Evangelio hace  que millones de personas sean seguidoras de sus enseñanzas.

Te invito a leer su biografía en sus propias palabras.

Biografía del Padre Luis Toro

Cómo el mismo nos cuenta y narra en su auto biografía, el padre Luis Toro de Venezuela en una entrevista que a dado con el mayor de los gustos

-” Nací el 17 de septiembre de 1973 en un pueblito llamado Puerto Nuevo del país Venezuela. 

 Hijo de doña Isabel Toro  y Luis Alfonso Jaimes, hay cuatro hermanas mayores, luego cuatro varones, soy el segundo de los varones-“.

Infancia de Luis Toro

Es en el campo lejos de la ciudad y aprendí el medio del campo a encontrarme con Dios en la naturaleza, en el agua, ríos y con los animales.

Aprendí a encontrarme con Dios en su obra, creada por él.

Mi padre era un hombre muy creyente y siempre al amanecer se colocaba en la puerta, miraba hacia el horizonte; y  decía: “gracias señor por haberme dado un nuevo día, gracias porque estoy vivo, tengo salud,; gracias por lo que soy y por lo que tengo”;

Y eso a mí siempre me impactaba, me gustaba mucho escuchar esa frase de mi padre.

Como cualquier niño fui aprendiendo las primeras lecciones de la vida, pero sobre todo en la parte espiritual, aprendí a rezar el santo rosario, a gustar de la palabra del señor; al lado de mi papa, al lado de mi mama, al lado de mis hermanos.

Los dos caminos

Comencé a estudiar y fui a la primaria siempre siguiendo los consejos de mi padre que me decía hay dos caminos, uno es del bien, otro del mal, tú decides cual agarrar.

Si decides agarrar el camino del bien, hay gente que te va a apoyar, te va a animar.

Hay gente que ha transitado el camino del mal, y ese camino no es el camino de Dios.

El camino del bien es el camino de Dios y ese camino es el espinoso, es difícil, pero al final será él y puedes encontrar muchas personas que te ayudan en ese camino.

El camino del mal

Está el segundo camino; que es el camino del mal.

También vas a encontrar muchos niños, muchos jóvenes, muchos adultos, en el transcurso de la vida que te van a inducir al mal y ese camino es amplio, muchas personas lo transita porque no es tan exigente, es hacer simplemente lo que a usted le venga en gana, lo que a usted le guste, lo que a usted le nazca.

Sin tomar en cuenta lo que le digan, sin obedecer a nadie, sino hacer lo que tu voluntad te pida, no el querer de  Dios, pero el final esa es la vida.

Y él decía una frase, Decía;  “el que con lobos anda, aullar aprende.”

“ Dime con quién andas, y te diré quién eres”. 

Y nos da un consejo: Hijo y si quieres ser bueno, si quieres ser santo, busca amigos que sean buenos y que anden en la santidad.

Si no buscas amigos buenos, irás por otro camino que es el camino del mal. 

Y decía siempre te vas a encontrar gente que te lleven armas, a esos debes respetarlo, pero no debe aceptar la invitación a lo malo.

Y otros te invitarán a hacer las cosas buenas, ah, eso sí tengo que aceptarlo, sin embargo cuando te inviten a hacer el bien muchos te van a rechazar, porque no estarán de acuerdo que haga el bien a la gente, siempre les gustará las cosas del mundo decía mi padre.

Los vicios, el alcohol en la cantina, donde hay fiesta, donde hay parranda, donde hay música, donde hay diversión, eso atrae mucho a los jóvenes.

Buscar las cosas del Dios nuestro señor

Pero le decía: hijos, miren, miren a dónde van a parar esa gente a media tarde, en la noche, miren que se vuelvan o no cualquiera, miren que agarran la droga, la prostitución, el alcohol, se van destruyendo poco a poco.

No pueden formar una familia, no pueden ser felices, y se engañan del mundo. 

Buscan  las cosas del señor, buscan las cosas de Dios, ahorita no lo entenderán, a lo mejor no les gustará, pero mañana con el tiempo, ustedes verán que eso será lo mejor y ustedes serán muy felices, muy dichosos.

 

 Nos damos un secreto; decía

“desde pequeño pidanle a Dios sabiduría de salomón, el sabio según las sagradas escrituras y nunca habrá nadie  que le supere, fue sabio porque cuando Dios dijo pídeme lo que quieras,  él no le pidió dinero, no le pidió mujeres, no le pidió venganza de los enemigos, solo le pidió fue señor dame sabiduría.

Y mi padre decía: al pedirle sabiduría a Dios, te dará esa sabiduría que tanto necesitas, no la sabiduría humana, sino la sabiduría divina, que le ayuda a caminar por los senderos del señor y en esa sabiduría, aprenderás, que a lo mejor en un momento no comprenda cuando tu padre te corrija pero dirá algún tiempo comprenderé. 

En esa sabiduría a lo mejor no entenderás por qué no te dejas ir a parrandas, porque no te deja ir con los amigos, con esos amigotes,  pero después no comprenderán. En esa sabiduría divina, podrás comprender porque tu padre, porque tu madre, te cuida, te exige, te educa, te forma porque tu padre a veces quiere que haga las cosas correctamente y no te deja hacer simplemente lo que tú quieres porque te enseña a obedecer.

 Y con esa sabiduría aprenderás que el que obedece no se equivoca y al obedecer, le  va bien. 

Eran consejos de mi padre. 

El camino de la vida

Ciertamente me encontré en el camino de la vida que no comprendía lo que mi padre me decía, pero como él, siempre nos aconsejaba que aunque no lo entendiéramos, que lo aceptaremos, por amor a Dios y por fe que algún día vamos a comprender, pasando el tiempo ya fui a la secundaria y encontré amigos así. 

Que comenzaban a invitarme a tomar alcohol, a ir de parranda, a estar con mujeres, a estar en el mundo.

 Y siempre recordaba las frases de mi padre.  Hay un camino hacia el bien y hay un camino hacia el mal.

Decidí obedecer a mi padre sin entender nada.  Aunque se burlaron de mí. Se burlaban;  decían que era un santurrón, decían que era que mi padre me tenía esclavizado, que era un anticuado, desde niño no me entendía, se burlaban de mí, incluso hasta  algunos  me golpeaban.  

Y mi padre decía: , no debes no debes pagar mal al que le hace mal. al contrario, vencerás el mal a fuerza de bien.  y así fue creciendo, comencé   la secundaria estudiando,  dedicado a mis estudios para poder algún día tener una profesión y servir a los demás, es servir a la   patria. 

En todo ese  trayecto, si buscaba hacer las cosas bien y creer en Dios, pero nunca pensaba que iba a hacer en el mañana, no tenía algo definido. Después ya fui pensando quiero estudiar para trabajar con animales, ella se llama zootecnia, se llamaba zootecnia.

Después dije quiero estudiar matemática física, es lo que quiero estudiar, y así pensé y así fue, teniendo esa idea proyectándome y Dios me iba ayudando porque sabía muy bien y me gustaba eso.

Pecado Capital

Pero tenía un problema, tenía un pecado capital que se llamaba la ira, un fosforito me encendía de nada, nadie me podía decir nada, porque eso me enfurecía, además algo me perturbaba que era el odio y el resentimiento, en mi mente a pesar de que mi padre me decía que tenían que perdonar, en mi mente cuando alguien me hacía daño decía:  el que me la hace, me la paga.

Le dijo el ganso a la gansa. Ven – gansa, y eso lo tenía yo en mi mente siempre, llevaba cuenta del mal, yo sí llevaba cuenta del mal y estaba pendiente, me la paga, aquel me la paga y cuando yo miraba una persona que qué me hacía poner bravo, era mi enemigo y decía, me desquito algún día.

Pero por otro lado era además una persona que le gustaba hacerle su hacer sufrir a los demás, si le miraba a una persona que no le gustaba que le dijeran tal cosa, o que le hicieran esto otro, era cuanto más rápido lo hacía para hacerlo poner bravo,  y si lo miraba a bravo, hay me tenía, de modo que la gente me agarraba rabia, porque yo era muy tremendo.

Si era muy tremendo, disfrutaba viendo sufrir a los otros, cosas que no es correcto, pero era tremendo.

Recuerdo que un día estando…., 

Ayuno y oración

Éramos muy pobres y estando en el liceo era mediodía hora de almuerzo no tenía que comer y le dije.  “Señor, yo  siento mucho odio en mi corazón siento mucha rabia, mucha ira, yo te ofrezco este ayuno obligado, te lo ofrezco para que cambie mi corazón, mi mente, mi forma de ser, señor ayúdame”

Y ciertamente me puse allí en oración, y no sé qué pasó y me quedé dormido, no se  si fue que caí en eso que llaman éxtasis,  del espíritu.

Yo no se como se llama, no sé qué fue lo que me paso, el caso de que cuando llegaron los jóvenes, ya la clase de la tarde yo estaba en el centro de este medio del salón dormido, me despertaron, todos se burlaron de mí, porque estaba ahí dormido, pero sentí una paz en el corazón única.

Y me puse  a preguntarme, ¿donde estoy? Y ¿porque tanta paz en mi corazón?.

Y a pesar de que los compañeros se reian, yo sentía un gozo en mi corazón, pero sentía algo maravillo, un peso se me había quitado de encima. El odio, el resentimiento, la venganza la ira y dije:  y porque yo llevo odio?  si el señor me invita a amar, si el señor me invita a perdonar a no llevar cuenta de las ofensas.  

Si Dios es misericordioso y me perdona, porque yo no puedo perdonar? Ohh  qué maravilla, yo sí puedo perdonar y por qué tengo que ponerme bravo  con las demás personas, porque no acepto las personas como son, debo aceptar a todo el mundo como es.?

Con sus errores, con sus defectos, porque el mundo, el mundo nos enseña que las demás personas tienen que ser perfectas, y así pensaba yo, todo tiene  que ser perfecto, mi padre tiene que ser perfecto, mi madre perfecta,  mis hermanos perfecto todo perfecto, que nadie se equivocara y dije pero por qué no,? si son humanos, tienen derecho a equivocarse como yo también.

No me molestare con nadie

De hoy en adelante no me molestaré con nadie, aceptaré a las personas como son no me  pondré más bravo señor, ayúdame para que este gozo dure en mi corazón, ciertamente algo sucedió Dios sanó mi corazón más  nunca en la vida de allí en adelante, más nunca en la vida me puse bravo, iracundo y aprendí a perdonar. 

Y desde ese momento he sido muy feliz al perdonar, porque no llevo conmigo ese cáncer que destruye el alma, que es el odio, y gracias a mi padre aprendí entonces a ser un joven libre de los vicios.

Y fui mirando que mis compañeros que iban agarrando los vicios, el alcoho, la droga, la prostitución, a unos los mataron,  otros estaban enfermos de sida, otros pues no eran felices y no sabían qué hacer.

La droga estaba destruyendo, no podían seguir estudiando no eran felices, la sociedad los rechazaba  andaban ya incluso mal vestidos, mendigando por allí y decía:  gracias señor, porque mi padre me enseñó los caminos del bien, los caminos de Dios.

 

¿De que trata el Evangelio? 

Así, entonces ya comencé a ir por cuenta a la santa misa, porque cuando estaba pequeño me quedaba muy distante,  me era imposible, iba de vez en cuando, pero ya grande el papá nos enseñaba que íbamos a misa todos los domingos, y fiesta de guardar.

Era para nosotros una alegría, no entendíamos nada, pero mi padre decía a ver, quién quiere ir a misa, y  nosotros con tal de salir, Vamos, mi papa decía: muy bien, van a ir a misa lo sacó pasear pero, cuando lleguen me dicen de qué se trataba el evangelio de qué se trataba la palabra de Dios.

Ahhh uno como estaba chamo,  llegaba allá  a veces se quedaba dormido en la misa, se quedaba  jugando y cuando llegábamos a la casa,  papá decía : – de qué se trató el evangelio de hoy? y el que no le decía, no lo dejaba ir más al pueblo.

Usted no va más al pueblo cuando vaya a misa, porque usted esté a la misa usted no va, porque usted se queda dormido, porque usted no grabo nada, usted va es a perder tiempo. y Dios no quiere eso.

Entonces estaba pendiente, estaba pendiente a ver qué dijo el padre, cuando uno le decía papá  esta vez dijo, dijo aquello, decía: usted si va a misa  te felicito!!  Muy bien. 

 Y así nos enseñó  a  prestar atención de modo que cada que íbamos a misa desde niños estábamos atentos a lo que decía la palabra del señor y eso iba calando en la mente y en el corazón.

Mi padre también tenía una cualidad muy hermosa, que mi padre elegía las sagradas escrituras y nos decía que era palabra de Dios y que era muy importante.

 Lean las sagradas escrituras

Nos decía : – hijos,  si quieren tener la sabiduría de Dios pídanselo, pero también lean  las sagradas escrituras. Y él nos contaba las historias, agarraba la biblia y nos contaba las historia de los santos y así fue sembrando en nosotros esa semilla de fe. La palabra de Dios.

Mi madre, por su parte, era una mujer muy silenciosa, mi madre no nos hablaba, nos hablaba mucho, mi madre con su ternura, con su amor, con su silencio, nos estaba sembrando eso grandioso que Dios le había dado el amor. 

Dandonos en un corazón tierno, un corazón de carne. Papá era muy estricto, muy fuerte, y mamá  era muy dócil. Incluso cuando mi padre nos corregía  nosotros íbamos  llorando donde mama, y mama nos consolaba.

Y en el consuelo nos decía vee hijo hay que obedecer a su padre y si usted obedece no le pasa esas cosas , y así íbamos creciendo ayudados por papá, ayudados por mamá. 

Y  Dios iba obrando en nosotros tratando de hacer siempre lo mejor. 

fuimos aprendiendo en el transcurso de la vida que nos podíamos equivocar.

Mi  padre entonces nos  fue enseñando si uno se equivoca, es humano y no puede quedarse tirado ahí, sino debe buscar a Dios para levantarse y decidir lo maravilloso que es.

Que cuando uno está sucio cansado se pega un buen baño queda limpio así también es en la vida espiritual cuando uno está cansado, sucio espiritualmente, va al sacramento de la confesión  es pegarse un buen baño, y usted queda renovado y transformado y eso, lo fuimos aprendiendo en el paso del tiempo, con la experiencia papá tenía razón.

La fe en Dios es lo mas importante

Y recuerdo cuando pequeño papá decía: – hijos la fe en Dios es muy importante.  ustedes van a necesitar el confiar en Dios, ustedes a Diós no lo van a ver jamás aquí en esta vida, pero Dios  estará siempre con ustedes, cuál es la ventaja de que Dios esté con ustedes?, que los va a proteger, que los va cuidar, si ustedes lo aman a él, si ustedes se preocupan por él, él se va a preocupar por ustedes.

Recuerdo una de las  anécdotas, yo estaba pequeño, recuerdo que un día se metió una vaca allá a la casa, y era una vaca mansita  del  vecino, y nosotros sabíamos que era mansita, papá dijo,  a sacar la vaca, y nos fuimos todos a sacar la vaca. 

Pero no sabíamos que no se podía acorralar acosar, el animal y se fueron  también los perros, no sabían que la vaca le tenía pavor  los perros y nos fuimos a sacar  el animal.

Y  corría por aquí, aquellos la trancaron por allá, y comenzamos a jugar con la vaca. hasta que la vaca se puso brava.

Cuando vimos que la vaca  se puso brava,  pues todo mundo salió corriendo, pero mi hermano mayor y mi persona nos quedamos a un lado que no podíamos cruzar  la cerca para protegernos.

Oh Dios mío

 

Los demás pasaron la cerca y nosotros nos  quedamos ahí, y Dios mío!  y ahora qué hacemos!, papá siempre nos ha enseñado a confiar en Dios en que si Dios está con nosotros nadie me podía hacer daño. Diosito ayudanos!.

Y la vaca embistió a mi hermano, cuando la vaca miró a mi hermano y dije ay cubra a  mi hermano. Pero mi hermano era un águila era muy ágil, cuando la vaca se le tiró a clavarlo con los cachos, tenía los cachos  bien largos y afilados, mi hermano le sacó el lanse la vaca  metió los cachos a una mata de plátano.

Sacó los cachos otra vez y se le fue a mi hermano, cuando le iba a dar mi hermano, le sacó en lance y otra vez pasó a la vaca y no le pudo tocar, y regresó de nuevo, tres veces le saco el lance, se tiró por  la cerca y pasó.

Y yo cuando vi que la vaca, me miro a mi, salí y corriendo y la vaca a la pata mía y yo Dios mío!!, Y cuando ya me iba a dar la vuelta me caí, señor que la vaca no me mate y caí y la vaca se me tiró encima clavó los cachos en el suelo y Dios no permitió que sacaran los cachos de ahí.

Yo quedé en medio de los dos cachos y ella con los cachos clavados  en la tierra y mi hermano me gritaba  sálgase de ahí, salgase, que yo pensaba que yo estaba muerto, y decía, me mato, me mato, pero mi hermano me decía: nooo!!  usted no está muerto.

Sálgase de ahí y comencé a arrastrarme por medio los cachos, cuando yo pasé ya la cerca la vaca pudo sacarlo cachos, y ahí aprendí una gran lección, Dios no permitió que esa vaca me hiciera daño porque él es poderoso, como decía mi padre y el me tiene a mi preparado para una obra buena.

Dios en todas las cosas

Así entonces yo comencé a mirar la mano de Dios en todas las cosas, en todo lo que hacía, fue creciendo y luego pues me llevó a otro campo más distinto, ya en otra  parte de la universidad y fui estudiando filosofía y después fui estudiando teología, buscando más del señor y Dios fue llevándome por sus caminos.

Creyendo cada día más en él, mirando la grandeza de él, en todo lo que hacía en la creación, en el sol, la luna, en las estrellas, en los seres humanos y decidí entonces seguirlo más de cerca.

Llegando a ser sacerdote

Hasta lograr un día ir allá al seminario y llegar a ser sacerdote, ahora soy el padre Luís Toro el Misionero de la Misericordia nombrado por el papa.

 Estoy trabajando ahora a nivel mundial, llevando la palabra del señor, gritándole al mundo que verdaderamente vale la pena servirle al señor, que hay un Dios que nos ama, que hay un Dios que se preocupa de nosotros, y que se es muy feliz entregando la vida del señor.

Algunos son felices sirviendo a los grandes de esta tierra. Y  yo, soy muy feliz sirviendo al grande, más grande, que los grandes, de esta tierra.

Que es el Dios de Abrahan, el Dios Isaac, el Dios Jacob, el Dios de nuestros padres, el que hizo el  cielo y la tierra. Soy muy feliz sirviéndole a él. Nunca me ha dejado de la mano. 

Siempre me ha acompañado y por eso quisiera que todas las personas estuviesen esa misma experiencia,  ¿cuál ? la de ser amigo de Dios para sentirse protegido por él, para sentir como Dios nos lleva en sus brazos en los momentos más difíciles.

A pesar de la forma, experimentado lo que dice el salmista, que aunque camine por cañada oscura, nada temo, porque él va conmigo, su vara y su callado me dan seguridad.

Dios nos ama

Y eso lo podemos experimentar todos, como misionero de la misericordia decirle que hay un Dios que nos ama, y que a lo mejor en la vida nos podemos caer. 

Pero que Dios está dispuesto a perdonarnos todas las culpas, todos los pecados, no importa los que hayan cometido en su vida, la clase que sea, el tamaño que sea, el color que sea, Dios está dispuesto y por eso mandó a su hijo al mundo, para dar la vida por nosotros y también decirle que no importa si es hombre o mujer, usted puede servirle también al señor, él está esperando que nosotros sepamos de una u otra manera, puede ser servirle en el sacerdocio, en la vida religiosa, pero también puede ser en el santo matrimonio, es la vocación que Dios nos dio.

Un día Dios me hizo la llamada, y yo entregué mi vida al señor, porque él es mi Dios y mi salvador en quien espero  y confío y es la felicidad de nuestra vida.

Quiero agradecer como sacerdote que Dios les bendiga, que Dios les acompañe, adelante confiamos en el señor;  un día  nos vemos en el cielo.

Videos Padre Luis Toro por temas

Disfruta de los videos del padre Luis toro organizados por temas, encontraras en su canal de youtube.

Encontraras los videos del padre actualizados con una introducción a cada tema.

Son un verdadero tesoro espiritual cargado de mucha sabiduría con videos donde nos habla sobre el matrimonio, diezmo, la cruz, bautismo, el purgatorio, las imágenes, la Virgen y mucho más…!

Testimonios padre Luis Toro y nuevos en la fe
Testimonios con el Padre Luis Toro - 55 videos
La verdad sobre el halloween
La verdad sobre el halloween - 5 videos
Pongan la lupa cursos de biblia
Pongan la lupa cursos de biblia - 498 videos
preguntas y respuestas con el padre Luis Toro
Preguntas y respuestas con el padre Luis Toro - 540 videos
La iglesia verdadera es revelada
La iglesia verdadera es revelada - 67 videos
Enseñanzas cristianas padre Luis Toro - 60 videos
Enseñanzas cristianas padre Luis Toro - 60 videos

Ordenación Sacerdotal

 MISIONERO INTERNACIONAL DE LA MISERICORDIA

nombrado por el Santo Padre Francisco Sumo Pontífice de la Iglesia católica

Es un Sacerdote del Dios Altísimo y Misionero internacional enviado por el su santidad el Papa Francisco.

Conferencista del verdadero evangelio de Jesucristo, Apologista, la fe, la doctrina y la moral de la Santa Iglesia Católica, la Tradición apostólica y el Magisterio eclesiástico.

NACIÓ EN UN DIA DE SEPTIEMBRE  EN PUERTO NUEVO,  ESTADO BARINAS, VENEZUELA

Fecha exacta 17/09/1973.

Recibió su ordenación sacerdotal el  18 de noviembre del año 2000.

Se ha dedicado con mucho esfierzo  a la realización de talleres, audios, videos y debates con temas de Apologética.

Actualmente es Misionero Internacional de la Misericordia enviado por su Santidad el Papa Francisco.

Debatiendo y enseñando la Fe católica

desmintiendo a los falsos y predicando la palabra de Dios

Proyecto de Dios para ayudar a los mas necesitados

Proyecto Finca piscicultura

Tiene su proyecto de ayuda humanitaria en Venezuela.

Una finca con grandes lagos para la cría de peces, levantada con la ayuda de personas de todo el mundo, 

 

Proyecto Finca piscicultura

El pueblo venezolano más necesitado recibe las ayudas de la gran misión del padre Luis Toro, muchos dicen que la obra es una gran mentira, pero a traves de estos videos puedes ver que la obra es una realidad.

 

 

Nosotros somos seguidores de su canal y te lo ponemos aquí muy organizado para hacerte mas fácil el estudio de todo de sus enseñanzas.

Si deseas visitar su canal puedes hacerlo en el siguiente enlace:

CANAL OFICIAL YOUTUBE DEL PADRE LUIS TORO

desde aqui puedes hacer el Registro de estudiantes  a los diferentes cursos en la Escuela de biblia padre Luis Toro –  pronto estaremos actualizando los contenidos. 

Copyright @2020 escueladebiblia.com. All rights reserved  – visita la santa sede